De un iPhone 5S a un Lumia 1020




Llevaba 4 meses con el iPhone 5S y en un principio si le di el uso que el teléfono se merecía. Ya lo he puesto alguna vez en algún post y que reconocer que en cuanto a acabados y materiales de construcción Apple es el rey en sus productos. Antes de comprar el iPhone 5S dudaba entre este y el Lumia 1020, finalmente me decidí por el teléfono de la manzana, principalmente por conocer ya el sistema operativo, y porque llevaba dos años sin tener un iPhone en mis manos. El Lumia era algo nuevo tanto en terminal como en sistema operativo, y aunque tenía muchas ganas de probar Windows Phone no me atrevía hacerlo.

Durante los primeros meses si utilice más el iPhone, principalmente por la novedad de iOS 7, el jailbreak y porque cuando salía de casa era mucho más cómodo de llevar que el Note 3. Pero esto cambio cuando como por arte de “magia” vino a parar a mis manos un LG G2 de color blanco. Esto hizo casi me olvidara por completo del iPhone y estuviera más con el G2 que con el terminal de los de Cupertino, no penséis que esto fue por la novedad de tener terminal nuevo, porque anteriormente el iPhone lo utilizaba si, pero el Note 3 era mi terminal principal, tanto para actuar en redes sociales, como escuchar podcast (esto es un secreto), o cualquier otra actividad. Y solo el iPhone pasaba a ser el terminal principal cuando salía de casa con los niños a pasar la tarde o el día fuera de casa, los demás días el Note 3 desplazaba al iPhone a un segundo plano, tanto en casa, como en el trabajo.

El G2 al ser un terminal más pequeño que el Note 3 me resulta más cómodo y en cuanto a pantalla tampoco se pierde tanto, esto hacia que al final saliera de casa con el iPhone en un bolsillo y el G2 en el otro, tanto si salía con los niños, como si iba al trabajo. Y aquí llego mi decisión de cambiarlo por un Lumia 1020. ¿Qué me ofrece el iPhone que no tenga ya en mi G2? Quitan un poco de fluidez por eso de que iOS es más fluido, en el resto y en mi uso el G2 le gana, tanto en batería, en opciones de poder ejecutar, bajar, compartir y lo que te apetezca hacer con el terminal. Y en este punto se encendió esa bombilla que todos los geeks tenemos por probar cosas nuevas, ¿y por que no cambiar el 5S por un 1020? Pues manos a la obra, primero twitter, luego paginas de intercambio e incluso de venta, porque teniendo el Lumia 1020 no solo probaría de una vez y al 100% WP, sino que tendría la mejor cámara del mercado.

Tarde menos de lo esperado en tener mi Lumia 1020, aunque yo lo quería en blanco o en amarillo. Por fin tenía mi 1020 a mi lado, para probar WP y esa espectacular cámara de fotos de 41 megapixeles. Un amigo me dijo que el Lumia no me duraría mucho, principalmente porque es muy fácil de utilizar, y enseguida sabes manejarte con el, me dijo que me aburriría pronto de el. Tengo que decir que apenas llevo una semana con el terminal pero las sensaciones son muy buenas, las ganas de utilizarlo, de aprovechar su cámara, de indagar en su tienda de aplicaciones, son tremendas.

Así pues que el cambio del iPhone 5S al Lumia 1020 se debe principalmente a probar este nuevo sistema operativo, a su cámara y a que el iPhone desde la llegada del G2 no le hacia ni casa. Ahora con estos dos terminales tengo más diferenciado su uso y voy cambiando de uno a otro cuando salgo con la familia.

0 comentarios :

Publicar un comentario